jueves, 23 de febrero de 2012

Mi generación

Hablo y mis palabras descansan en el vacío de un mundo sordo para  las verdades.
La sociedad tiene prisa, corren sin mirar a su alrededor; corren al comer, corren al leer, corren cuando paseas, corren durante el sueño...

Este siglo ha dado lugar a millones de innovaciones que facilitan la vida al ser humano, cosas con las que nuestros abuelos, jamás podrían haber soñado. Pero, como de la nada, se han ido formando sentimientos contradictorios en el intento desesperado de adaptar nuestra menta al ritmo del proceso, entre ellos el más importante ha sido el estrés, el cual se ha convertido en la peste de nuestro siglo.

El estrés ha bloqueado las ardientes iniciativas que la generación de los 60 los "hijos de la paz" traían debajo del brazo al nacer, convirtiéndolas en  aire y diluyéndolas en el ambiente caldeado en el que hoy vivimos.
Pero lo peor, no es lo que ha pasado con esos revolucionarios que se dejaban el pellejo por defender la libertad, lo peor viene cuando miramos las generaciones más recientes que van poblando la tierra.

Si tenemos que ponerles un nombre  a estas nuevas generaciones, quizás el más correcto sea el de "hijo de la televisión". Esta generación parece inmune al estrés de sus progenitores, viven en medio del caos, creando caos, alimentándose del caos, pero sin ser conscientes de su existencia. Pero estos son solo un aviso de la siguiente generación; "los hijos de las redes sociales" aquellos que viven inmersos en un  mundo ficticio, aunque a mucho niveles cabría preguntarse si no harán de ese mundo virtual, algo más real que la propia realidad. Ellos son capaces de enterarse de todo, de saber todo, incluso ates de que hubiera pasado, pero en les falta acción, les falta aquello que les sobraba a sus padres o casi abuelos.

Cabría plantearse, que habría sido de aquellos hijos de la paz, si hubieran tenido las posibilidades que hoy en día ofrecen las nuevas tecnologías. ¿Habrían seguido siendo como son? o ¿habrían acabado como las actuales generaciones?

Hoy en día, aun quedan algunos híbridos que albergan en su interior las posibilidades de todas las generaciones, hay quien los llama "azules" Ellos tienen la posibilidad de cambiar muchas cosas.
Siempre que haya una mano que los deje hacer.